Artículos
Puedes compartir esta nota: | Más imprimirImprimir
logo impresion
04/02/2010 - Agencia Voces / El Espectador.com

Cruda radiografía de las Auc

La cruda radiografía de la carnicería que desplegaron en Sucre y la región de los Montes de María los grupos de autodefensa, su génesis, expansión y cómo el narcotráfico auspició sus propósitos, la evidencia de la transformación de las Convivir como fachada del paramilitarismo —incluso para perpetrar masacres—, las confesiones de sus comandantes, la internacionalización de su proyecto ilegal o los homicidios más bárbaros que cometió el bloque Montes de María, “que merecen el calificativo de lesa humanidad”, quedaron consignados en una providencia de 96 páginas elaborada por la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá.

El ex comandante paramilitar Édwar Cobos, alias "Diego Vecino".


El documento, fechado el pasado 25 de enero, declaró la legalidad parcial de los cargos que la Fiscalía les imputó a Édwar Cobos Téllez y Úber Enrique Banquez, conocidos en el paramilitarismo bajo los alias de Diego Vecino y Juancho Dique, respectivamente. Con una salvedad: la Sala de Justicia y Paz observó con preocupación la lentitud con que avanzan estos procesos, al punto de advertir que el año pasado ninguno de estos ex comandantes rindió versión en la Fiscalía.

Como quien dice, un “jalón” de orejas al ente acusador, que es el que debe constatar las confesiones de las autodefensas y acelerar sus diligencias para que esclarezcan sus crímenes.

“Dique y Vecino son comandantes paramilitares. Si sus casos no avanzan, imagínese los de sus subalternos”, le dijo a El Espectador una fuente cercana a estas investigaciones.

Hace un par de semanas el jefe de Justicia y Paz de la Fiscalía, Luis González, dijo que confía en que este año se puedan condenar unos 300 ex Auc, que su despacho tiene 280 expedientes adelantados para presentarle al Tribunal de Justicia y Paz y que la demora en muchos casos radica “en que los jueces que tienen que manejar esta parte de los procesos todavía no despegan”.

Su declaración causó roncha en el tribunal. Las cifras de González sencillamente no cuadran. Pero al margen del tire y afloje de la Fiscalía con la Sala de Justicia y Paz del Tribunal de Bogotá, los hechos contenidos en la providencia de legalización de cargos de Vecino y Juancho Dique son reveladores (ver infografía).

Édwar Cobos, autodenominado “canciller” de los “paras”, replicó el modelo de “diplomacia” de las Farc y, bajo las órdenes de Carlos Castaño, contactó a un lobbista en Miami, Armando Gutiérrez, “con el objetivo de lograr un acercamiento con el Departamento de Estado de los Estados Unidos”, sin resultados positivos pues las autodefensas fueron declaradas en 2002 como terroristas.

Aún así, Vecino hizo presencia en Buenos Aires (Argentina) como conferencista en temas sobre el conflicto colombiano. Curiosamente quedó en el tintero su participación en charlas para reivindicar el paramilitarismo en países como Chile o Francia. En estas gestiones le colaboraron los profesores argentinos Juan Antonio Rubini y Ricardo Solar.

Pero además, el bloque Montes de María tenía una página web, manejada y financiada por Carlos Castaño, y contaba con tres frentes: Golfo de Morrosquillo, al mando de Cadena; Canal del Dique, comandado por Juancho Dique, y el de Sabanas de Bolívar.

La organización del bloque llegó a tener “estatutos de constitución y régimen disciplinario” ajustados en la segunda conferencia nacional de las Auc, desarrollada los días 16, 17 y 18 de mayo de 1998.

En la providencia del Tribunal de Justicia y Paz se hace un detallado seguimiento a las Asociaciones Comunitarias de Seguridad Rural (Convivir), creadas por decreto en 1994, y en las cuales se colaron los intereses paramilitares.

Mancuso, por ejemplo, fue representante legal de la Convivir Horizonte Limitada, que operaba en Tierralta, Córdoba, “que sirvió de fachada de legalidad de sus acciones delictivas” y en distintas versiones libres reconoció que la masacre del corregimiento de Pichilín, ocurrida en 1996, “fue perpetrada con hombres y armas de la Convivir Nuevo Amanecer”.

Dice la decisión conocida por El Espectador que la estructura armada que montaron las Auc derivó en 62 masacres en la región de los Montes de María que obligaron a 20.677 personas a desplazarse.

Una de estas cruentas incursiones ocurrió en el año 2000, en el corregimiento de El Salado, donde no menos de 70 campesinos fueron torturados y asesinados en la plaza del pueblo, mientras horrorizados familiares y vecinos de las víctimas presenciaban semejante barbarie.

Después vinieron otras masacres, como la de Chengue (Sucre), donde 27 campesinos fueron muertos a garrote y a machete.

Sobre homicidios en persona protegida, la providencia reseña la brutalidad de los hombres de Diego Vecino y Juancho Dique en relación con una masacre en San Juan Nepomuceno (Bolívar).

Allí Alexis Rojas fue degollado, al campesino Dalmiro Barrios le dispararon en dos oportunidades en el ojo izquierdo, a Alfredo Posso lo acuchillaron en el oído izquierdo y le quemaron el cuello, y a su hermano José Joaquín “le desprendieron la piel de todo el cuerpo”. La justicia estableció que en la finca Las Melenas, en 1997, se gestó el proyecto paramilitar en Sucre, en una reunión con ganaderos y la cúpula de las autodefensas de entonces.

Juancho Dique y Rodrigo Mercado Peluffo, alias Cadena, quienes estuvieron en el Ejército, participaron en varias Convivir de la región —de las 414 que lograron fundarse en el país— y rápidamente formaron parte de la jerarquía de la casa Castaño Gil.

Los vínculos que lograron forjar en casi 10 años y que fueron confesados por Diego Vecino, terminaron en más de 6.000 investigaciones.

Así, 311 políticos de Sucre o los Montes de María están siendo indagados por la Fiscalía, como también 240 miembros de la Fuerza Pública. Las confesiones de Édwar Cobos reseñan, por ejemplo, que miembros de la Armada les entregaron reportes de las rutas de las fragatas, barcos y corbetas encargadas de vigilar el tráfico de estupefacientes.

Juancho Dique añadió que militares del Batallón Malagana o Cartagena les “levantaban” municiones o uniformes y se llegó al absurdo de contactar una base de Infantería de Marina “para que les prestaran armamento los días lunes, que les era devuelto los jueves”.

Posteriormente, Cadena consiguió municiones de países europeos como Bulgaria, para lo cual contó con el concurso del ex capitán del Ejército Jorge Rojas. El ex oficial terminó postulado por las Auc en el proceso de Justicia y Paz.

Por último, los confesos ex comandantes, particularmente Vecino —pedido en extradición por EE.UU.—, revelaron las fuentes de financiación de la organización. El 75% del dinero recaudado provenía del narcotráfico. Los ganaderos eran obligados a pagar por hectárea $10 mil al año.

Por impuesto de salida de drogas, entre 2004 y 2005, el bloque Montes de María recogió $3.900 millones; $423 millones más que les suministraron alcaldías de la zona y otros $793 millones de “otros aportes”. Paradójicamente, los bienes entregados a la justicia por parte de Vecino para reparar a las víctimas se encuentran “en estado de abandono”.

Por último, el tribunal instó a la Fiscalía para que le impute a Vecino con urgencia el delito de reclutamiento de menores, considerado un crimen de guerra. En total, 18 menores se desmovilizaron con el bloque comandado por Vecino en 2005.
Colabora
Buscar
¿Conoce alguna persona secuestrada o desaparecida? Búsquela en nuestro listado de protagonistas.
¿La persona que busca no esta registrada? Por favor repórtela en nuestro sitio.
Reportar
Si usted conoce a alguien que esta secuestrado o desaparecido puede enviarnos los datos haciendo click aqui.
Protagonistas
Con fotografía
Otages du Monde